Visitantes recientes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

sábado, 23 de julio de 2011




PALOMA PRISIONERA ( Inspirado en el cuadro de Picasso "El niño del pichón"


(Inspirado en el cuadro “El niño del pichón”
de Pablo Picasso)

PALOMA PRISIONERA
*
Tenía la muchacha
apenas estrenada la sonrisa,
el alba despuntando por su pecho
y un jardín inundado de verano
para esconder el beso primero de su boca.
*
Tenía
casi todo el camino por andar,
envuelta la existencia
en hermosos papeles de regalo,
y una llamita niña entibiando latidos
en donde el corazón madura
el sentimiento del amor.
Era la viva imagen del futuro,
subida en los primeros zapatos de tacón,
reciente su peinado de mujer,
y los labios granados por un rojo carmín.
*
Los pájaros, conversos en ceniza,
cayeron uno a uno,
y la gama de grises más completa
vino a ocupar los huecos de todas las ventanas.
*
Apenas pudo darle un sorbo
al licor dulce de la vida.
La muerte fue capricho de una bomba.
*
Aquel día la paz
era paloma prisionera
en manos infantiles pintadas por Picasso.
*
Malditos sean por siempre
los que prenden la mecha de la guerra.
*
(Del libro “Mirar el arte en clave de poesía”


LOS GUARDIANES DE LA ISLA


(Inspirado en el cuadro “Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes del despertar”, de Salvador Dalí)


LOS GUARDIANES DE LA ISLA


La diminuta abeja
batió sus alas transparentes
sobre una voladora
granada bien madura
y en ella desató
los cerrojos del reino de Morfeo.

La muchacha,
durmiente en el vacío,
se adentró en los azules corredores
de un mar
que de pura quietud
era inquietante.

Y de pronto una isla
emergió entre las aguas de su mente,
áureo peñón que la reclama
con destellos y voces submarinas.

El fusil del deseo
le inyectó su veneno brazo adentro
y le tensó el paisaje
desnudo de su cuerpo.

Quiso llegar hasta la roca
mas no halló
embarcación capaz
de hacer el tránsito marino.

Voceó reclamando el interés
del zancudo elefante, esperanzada
de atravesar las aguas
sobre su envergadura,
pero el blanco animal
le dijo en la distancia
que no era esa su misión
y había de entregar el obelisco
en la plaza de un sueño faraónico.

Se escarchó la granada
y expulsó de su cuerpo
un pez que cobijaba en sus agallas
a los tigres custodios de la isla.

Los rugientes felinos
se abalanzaron sobre la mujer,
dispuestos a guardar
las costas del islote,
pero ella ya bajaba la escalera
que lleva al despertar,
donde son otros los peligros.


(Del libro “Mirar el Arte en Clave de Poesía”
Beturia Ediciones- 2006)


Algunas imágenes publicadas no me pertenecen si es tuya y deseas que la quite solo avisame y lo quitaré inmediatamente

No hay comentarios:

Publicar un comentario